Chapter 1: Las 12 pruebas del INEM

Por primera vez hoy he visitado el INEM. Depués de 4 horas de espera interminable, se me han ocurrido cientos de títulos para este blog. Hay tanto contra lo que quiero despotricar,  que he decidido hacerlo por capítulos.

Capítulo 1: Las 12 pruebas del INEM

Como decía, hoy he estado en el INEM, concretamente desde las 9:30 de la mañana hasta las 14:00h. Nada más llegar un joven de seguridad te pregunta a qué has ido… “Mmmm… a tomarme una buena Caipirinha!!” (¿a ti qué te parece?).

Cuando le explicas tu situación, te obliga a pasar por una primera mesa llamada “Demandas” (demandas las que dan ganas de poner contra todos los funcionarios que se están “rasking the panz” mientras las colas no dejan de aumentar). En dicha mesa (“Demandas”) una señora registra tu CV grosso modo. Y cuando digo “grosso modo” quiero decir: -“¿estudios superiores? – Sí -¿idiomas? -Sí -Vale, pasa por ahí y coge un número para la mesa de información, para luego coger otro y subir a la 2ª planta. 

En ese momento no puedes evitar acordarte del pobre Asterix corriendo de ventanilla en ventanilla para conseguir el formulario K-61 papel azul; que tendrá que entregar en la ventanilla 683 para que le den el formulario P-78 papel amarillo;  para poder ir a la ventanilla 1507, donde le darán el formulario N-205 papel naranja.

Esbozas una sonrisa (sonrisa que se te borrará más tarde) y coges el número. Momento crucial. Ahí se decide todo. Click: A-71. Miras la pantalla de los turnos con la esperanza de salir pronto y… pum: van por el A-19. “Va a ser una mañana muuuuuuy larga”…

Observas cómo avanzan los números sin llegar a ninguna conclusión. En ese momento empiezas a debatirte  entre la vida y la muerte: “¿salgo a tomarme un café y vuelvo?” Si lo haces, los astros y la Ley de Murphy harán que los 30 números que te separan de la Mesa A pasen fugazmente y que pierdas el turno. “Eso no puede pasar. Me quedo“. Quizá esos 30 números hayan pensado lo mismo y se estén tomando un café en el bar de enfrente.

Cuando por fin llega tu turno, vas a la mesa de información en la que una señorita pulsa el PLAY y te atiende sin apenas darte los buenos días. “Muy amable…”. Fase I: Completada.

Coges el segundo número. Subes a la planta de arriba con cierto aire de “ya no me queda nada”, pero cuando llegas, te das cuenta de que te siguen quedando unas horitas.

Armada con un buen libro, un ipod con la batería cargada y una buena dosis de paciencia, te pones a observar lo que te rodea mientras una joven madre intenta acallar los llantos y los gritos de su pequeño. De nuevo, ninguna conclusión. Gente joven, gente mayor, gente soltera, gente con familias, gente con estudios, gente sin estudios… (sí, tengo un radar auditivo de alto alcance!). Depués de haber observado un rato te das cuenta de que ese 18% de paro afecta a todo el mundo.

Cuando por fin te toca, te levantas con euforia pensando que es el fin y que en 10 minutos saldrás por esa puerta de una vez por todas. La euforia se te acaba cuando la señorita que escribe en el ordenador con un solo dedo, empieza a quitarte porcentajes por todo: se te retiene el x% porque tienes menos de un 40 de pie; otro x% se te retiene porque te has inscrito en un día soleado; este otro X% lo pierdes porque tu última oficina estaba en un segundo… aha…

Cuando acaba, te levantas de la silla asumiendo lo que acaba de pasar y das las gracias a la señorita “1 dedo-1 tecla”. Sinceramente, el cabreo se pasa cuando te paras a pensar en esa pobre madre y concluyes: “por lo menos yo no tengo bocas que alimentar”.  

[a_PalC]

To be continued… Chapter 2: “De mayor quiero ser funcionario”

PD. Por cierto, cuando esperas la cola del paro viendo que a tu alrededor hay gente pasándolo muy mal, no puedes evitar acordarte del “sarao” que ha montado el gobierno este fin de semana… con alformbra roja y todo. No comments.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    Fan de Principios y Carta said,

    Tienes toda la razón. Es verdad que en ciertos departamentos del funcionariado deberían controlar un “muchísimo más”, también en los campos de altos funcionarios, pero también conozco a algunos que hacen buen trabajo.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: