Archive for diciembre, 2009

Inocente, inocente, tananaaaa

Este no es un post verdadero, sólo es fruto del día de los inocentes. Y menos mal, porque si no nunca imaginaríamos a cientos de personas pasando la Nochebuena en el aeropuerto por la quiebra de una compañía aérea en la que su dueño, representante de todos los empresarios, reconoció que nunca habría volado. Menos mal que tampoco es verdad que este señor lleva siete meses sin pagar a sus trabajadores, que rechazó un crédito que podría haber evitado este caos en Navidad y que ha dejado en tierra a personas que llevan años ahorrando para poder reunirse dos semanas con sus familias después de años de ausencia.

Pero es que éste sólo sería el cierre imaginario de un año en el que la activista saharaui Aminetu Haidar tuvo que pasar 32 días en huelga de hambre para poder volver a su casa, en el que Obama recibió el Premio Nobel de la Paz, en el que más de cuatro millones de personas perdieron su trabajo, en el que los políticos acusados de corrupción se contaron por centenares y en el que incluso alguno lució orgulloso los trajes que creía merecer. Pero tampoco sería posible que Berlusconi nos hubiera deleitado con bochornosos espectáculos, que cada día siguieran muriendo inocentes en Irak y Afganistán o que el número de mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas siguera creciendo sin fin.

Menos mal que el día de los inocentes nos permite también inventar cosas más banales como que todos los españoles vivieran pegados a la televisión esperando conocer la nueva máscara de Belén Esteban o que las hijas de Zapatero hubiesen volado de mail en mail ridiculizadas en todos los escenarios posibles.

Feliz día de los inocentes, quizá otro fin de año sea posible imaginar un escenario mejor.

Como posdata dejo este link a La Gaceta. Antaño, los periódicos tenían tradición de incluir una noticia falsa el día 28 de diciembre como un guiño a los lectores. Hoy en día, como todo es posible, esta tradición ha sido eliminada. Pese a eso, quiero pensar que esta noticia es falsa.

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/aido-suprime-los-aseos-sexistas

[p_PalC]

Comments (2) »

La violencia está mal, muy mal

Las últimas semanas hemos tenido noticia de dos agresiones que han provocado reacciones de todo tipo. La sufrida por el gran Silvio Berlusconi y una segunda al no menos grande Hermann Tertsch, presentador del ‘Diario de la Noche’ en Telemadrid. Lo primero, la violencia está mal, muy mal, y nada la justifica. Bueno, la violencia es fea menos para el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, que al recoger el Premio Nobel de la Paz, nada más y nada menos, defendió que “en ocasiones está justificado el uso de la fuerza”. Ahí queda.

Pero volvamos al tema que nos ocupa, y es que mucha gente no pudo reprimir una sonrisa al ver en la portada de los periódicos la ensangrentada cara de Berlusconi con la mirada extraviada y sintiéndose, por primera vez en mucho tiempo, un simple mortal. Recordemos que Berlusconi es ese señor que ha conseguido convertirse en uno de los más odiados del mundo pese a autoerigirse como el mejor primer ministro italiano en 150 años. Aunque bien pensado, quizá quien se merecería una buena colleja son quienes le han votado pese a los escándalos que provoca casi todos los días.

Massimo Tartaglia, autor de la agresión, es considerado un hombre con problemas mentales, aunque ya os aviso de que para muchas personas se ha convertido en un auténtico visionario. Y aquí me surge una reflexión, ¿no habría un inductor detrás del machetazo con la catedral de Milán? Y si es así, el que yo considero que tiene más papeletas para convertirse en culpable es el cirujano estético personal de ‘Il cavaliere’. Estoy segura de que su cara ya no aceptaba ni un solo rotoque más y  el muñeco de cera en el que se ha convertido ya no podía ver un bisturí ni de lejos. Sin embargo, ahora el médico deberá afanarse para conseguir devolver la nariz a su sitio y colocar una perfecta hilera de dientes en la boca. No vaya a ser que las ‘velinas’ se sientan defraudadas al ver el nuevo aspecto de su conquistador.

Pero no menos impresionante es el caso de Hermann, que ha provocado además una declaración de guerra entre Telemadrid y La Sexta. La versión oficial (de la policía) es que el periodista estaba en un bar de madrugada y la noche acabó en una pelea con el gerente del local, que además estaba acompañado por dos señoritas. Pese a esto, él tiene otra explicación y en una entrevista publicada en ‘La Razón’ señaló que los autores podrían haber sido “moros, antifascistas o gente normal del cine o de la SGAE”. Vaaaaaaaaale. Por lo menos es de agradecer su ejercicio de sinceridad y que considere que los moros, los antifascistas y, dentro de la gente normal, los relacionados con el cine o la SGAE, puedan tener algún pequeño motivo para desearle el mal.

Es verdad que todos nos podemos ver envueltos en alguna refirega a las tantas de la madrugada un lunes en un bar de Chueca. Bueno, así visto a lo mejor todos no. Y ahora la cadena pública madrileña ha decidido convertir en heroicidad lo que quizá no sea más que una pelea callejera, algo muy feo, y eso les ha llevado a que el presentador de ‘Diario de la noche’ hiciera el editorial del programa desde la cama del hospital. Fue una escena impresionante. Pero supongo que tan contentos todos, porque el programa consiguió elevar su cuota de ‘share’ hasta el 16,8 por ciento, muy por encima de sus resultados habituales.

Vuelvo a insistir en que nunca hay que usar la violencia, pero es inevitable para la especie humana la miseria de sonreir ante pequeños males ajenos de aquellos que no tienen ningún reparo en despreciar la vida y sentimientos de los demás.

[p_palc]

Comments (3) »

“Grinches” Vs “Pelucas”

No cabe duda de que la Navidad es  una época del año con muchos detractores. El sector antinavideño se defiende de los ataques lumínicos y el espumillón con frases como “no es más que una época en las que se nos obliga a consumir”. Y algo de razón no les falta. 

Muchos, al pasear por las ciudades engalanadas con sus luces más horteras y sus estrellas más grandes, desean con todas sus fuerzas convertirse en el Grinch para poder robar la Navidad y seguir con sus grises rutinas en las que los árboles sólo son árboles y El Corte Inglés no se convierte en una parada obligatoria.

En el extremo opuesto se encuentran los “Pelucas”, una tribu urbana digna de un profundo análisis sociológico. Para poder dar una visión personal sobre el asunto he decidido observar el corazón de un ciudad que repira “espíritu navideño con obras semiacabadas” desde hace casi un mes… Para los despistados, y como diría Sabina, “pongamos que hablo de Madrid”.

Año tras año la Plaza Mayor se llena de puestos en los que se puede adquirir todo tipo de artilugios: desde el Nacimiento de corcho con la cascada más realista jamás creada (¿acaso al lado del portal de Belén había un río? ¿una cascada? pues no sé! pero a que mola el soniquete del agua en tu salón?); hasta las bromas más logradas e ingeniosas como el auténtico “zurullito de coña”… ¿quién no caería en una broma tan ingeniosa como encontrarse una caca plastificada en su silla cuando va a comer?

Pero si tuviese que destacar un artículo por encima de todos, éste sería la peluca. ¿Quién no se ha puesto una peluca en algún momento? ¿y qué me decís de esos favorecedores cuernos de Reno (Renardo), típicos de estas fiestas tan señaladas?

No hay más que darse un paseo por la Plaza Mayor para ver a grupitos de jóvenes y no tan jóvenes con pelucas de todo tipo. Lo mejor de todo, a mi parecer, no son aquellos que están haciendo la broma, sino esos otros que simplemente “están”. Señores mayores que hacen la cola de Doña Manolita con un pelo a lo afro muy práctico para quitar el frío, niños a los que mamá les ha plantificado un pelucón morado que les llega a las rodillas, macarrillas que lucen una cresta de Goku mientras intentan pasar las botellas a la puerta del Sol… Los “Pelucas” navideños no tienen una línea común de actuación.

¿Será que en realidad nos hace falta muy poco para exterminar el sentido del ridículo? ¿Será que un tonto en comunidad se siente menos tonto? ¿Será… el café?

Sea lo que sea, he de decir que los “Pelucas” me siguen sacando una sonrisa cuando paseo por allí. Que la Navidad, nos guste o no, sigue siendo una buena excusa para estar con los que queremos o, al menos, para acordarnos de ellos. Y que, en el fondo, un diciembre sin chorradas y mamarrachos en la Plaza Mayor, sería un diciembre muy triste…

Así que de este análisis no extraigo más conclusión que la siguiente: que cada uno haga en Navidad lo que más le apetezca pero, por favor, tengan en cuenta que los cuernos de reno en el metro, MOLESTAN!

[a_PalC]

Comments (2) »

Esclavitud en el siglo XXI

Cuando escuchó la cifra en la radio mientras terminaba de vestirse no se lo podía creer. Tiene que haber sido un error –se decía en el autobús camino del trabajo–, no puede ser. Por eso, porque estaba segura de que no podía ser cierto, no bajó a desayunar como todos los días con sus compañeros y dedicó los quince minutos del café a buscar en Google. “Día internacional esclavitud”, escribió en el buscador. Como siempre, salieron más de un millón de resultados, pero le bastó con pinchar en el primero para que la Wikipedia le confirmara que no había oido mal. En pleno siglo XXI, UNICEF calcula que unos 200.000 niños africanos son vendidos cada año como esclavos, un negocio que deja a los avispados empresarios un beneficio de 7.000 millones anuales.

Pero no solo eso, un rápido vistazo a Internet le desveló que los esclavos se cuentan por millones en todo el mundo. Niños que trabajan 20 horas diarias en talleres clandestinos, mujeres obligadas a ejercer la protitución o miles de personas que sufren múltilples formas de trabajo forzoso.

El café se terminó y ella tuvo que seguir atendiendo a gente detrás del mostrador como todos los días, pero en el autobús de vuelta a casa las escandalosas cifras volvieron a ocupar sus pensamientos. No podía olvidar las zapatillas que su hijo le había pedido para Reyes o las mujeres de países del este a las que todos los días veía a través de la ventanilla apostadas junto a la calzada.

Al llegar a casa recordó a su marido la suerte que tenían por nacer donde habían nacido y ambos compartieron la indignación por esa realidad que se olvida inmersos en la rutina diaria. Sin embargo, después de cenar, él le preguntó si ella de verdad se sentía libre. Una sombra le pasó por el rostro al recordar las jornadas laboralesde más de diez horas, los sueldos que no pasan de mil euros o las hipotecas a cincuenta años. Además, le hizo ver que la ropa que llevaban en ese momento sólo era consecuencia de los últimos dictados de la moda.

Es verdad, somos más libres, pero no somos libres, tuvo que reconocer ella.

[p_PalC]

Comments (1) »

Verde pasa, rojo espera (lo mejor para tu cartera)

 

(imagen de El ciudadano cabreado)

"el ciudadano cabreado"

 

En el Código de Circulación hay una norma no escrita que todos nos grabamos a fuego sin querer: “Verde pasa, rojo espera y en el ámbar: Acelera!”.

Puede que no sea la forma más cívica de actuar, pero es una norma universal que casi todos los conductores cumplen, muchas veces incluso para evitar alguna catástrofe.

Conocedores de la norma, los “recaudansiosos” (dícese de aquellos personajes de la administración pública y el gobierno cuyo principal objetivo es sacar dinero de donde puedan para suavizar las deudas que dejan pendientes en la campaña electoral) han decidido actuar.

Ya nos sorprendieron con su estrategia “pongamos rádares en las rectas, que es donde la gente le pisa”; se llenaron de orgullo y satisfacción pintando las calles de verde y azul y contratando a un conjunto de aguilillas que ven los tickets de la hora a medio kilómetro si éstos se han pasado medio minuto de lo que se ha pagado…  Pero ahora, ahora ha llegado el estoque final: “verde pasa, ambar acelera, sacaremos más pasta que los de Gescartera”.

En algunas ciudades ya se han instalado algunos rádares que han dado sus frutos recaudatorios y, próximamente, formarán parte de nuestras vidas y nuestros desahorros mensuales, dado que el flash saltará tan rápido como los pitidos de los taxistas microsegundo cuando el disco cambia a verde.

Dicho esto, los analistas económicos de mayor prestigio en nuestro país recomiendan encarecidamente respetar las normas de circulación, tachar esa línea no escrita del código y reducir la velocidad cuando veámos el ámbar.

Amigos conductores, recordad: Verde pasa, Rojo espera (por el bien de vuestras carteras!).

[a_PalC]

Comments (1) »