Must the show go on?

Por fin llega el baile y la alegría a Haití. Y no es que hayamos tenido un mal sueño y todas las espeluznantes imágenes que protagonizan los telediarios sean de una película. Es que los cruceros de lujo vuelven a atracar en sus playas privadas. ¿Qué más dan los cientos de miles de muertos a pocos kilómetros si tenemos un buen daiquiri a mano?, ¿por qué nos tenemos que preocupar por la falta de comida y agua si una valla de tres metros y medio nos separa del horror?, ¿voy yo a dejar de bailar la conga porque un país se haya abierto por la mitad?

La empresa norteamericana Royal Caribbean International tiene montado un chiringuito privado en el puerto de Labadee para que los pasajeros de sus lujosos cruceros disfruten de un día de sus maravillosas playas. Esto ya es más que discutible en el país más pobre de América dado que los turistas tienen prohibido salir de este ‘miniparaiso’ y sus habitantes entrar en él. Pero lo que convierte a estos señores en unos auténticos monstruitos con cuernos y rabo es que continúen con su lucrativa labor sólo una semana después del terremoto que tiene compungido al mundo entero. Ya sabemos que la vida continúa y que todos seguimos preocupados por nuestros pequeños problemas del día a día, aunque se nos escape alguna lagrimilla viendo el telediario y hagamos pequeñas donaciones. Pero una cosa es que sigamos adelante y otra ir a reirnos en su cara. Sinceramente, no me imagino tumbada tomando el sol cuando sé que fuera de la fortaleza en la que me han metido la gente se está muriendo de hambre.

Es difícil, el mundo es difícil y su funcionamiento también. Pero hay cosas que los simples mortales no conseguimos entender. Y tampoco entendemos la falta de coordinación para las ayudas ni que los países se empiecen a pelear por tener el protagonismo. Sinceramente, lo único que me interesa es que se siga buscando entre los escombros y que se atienda a la gente que vaga por las calles, y me da igual el idioma que hable el señor que lo haga.

[p_PalC]

Anuncios

3 comentarios so far »

  1. 1

    [a_PalC] said,

    Se me ocurren mil y una cosas que decir sobre esto, pero lo resumiré en una palabra: VERGONZOSO…

  2. 2

    Muñeco animado japonés said,

    Esto sí que es vergonzoso, y no que un periodista ponga verde a otros que van a Haití a currar. Porque si allí se tiene miedo es porque se aterriza en el puto infierno, y menos mal que hay alguien para contarlo. Lo digo por este artículo:

    http://www.elmundo.es/america/2010/01/22/noticias/1264138528.html?a=526b0281a9fb08a38b8263911eb52c52&t=1264152119&numero

  3. 3

    [p_PalC] said,

    El trabajo de los periodistas siempre se cuestiona, pero a veces es bueno recordar que la oleada de ayuda para Haití no hubiera sido posible sin que alguien nos contase lo que allí está pasando. Y también se pueden cuestionar las condiciones en las que lo hacen, pero sé que algunos de los enviados por los medios españoles están durmiendo en parques al raso o en el hueco de piscinas vacías. También llevan sin ducharse desde que llegaron. Es muy fácil criticar desde el sillón de nuestra oficina.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: