¿Qué es sano?

Sí, dan escalofríos. Pero todavía más cuando descubres que la modelo de la derecha fue rechazada en un desfile por ‘gorda’ y a cambio se optó por la ‘sana’ mujer de la izquierda.

Creo que la imagen es extrema y quiero pensar que las pasarelas, a pesar de los derroches a los que nos tienen acostumbrados, no van a poner como ejemplo a partir de ahora a modelos sobre cuyo cuerpo se podrían estudiar todas las venas y huesos del cuerpo humano.

Sin embargo, es un ejemplo más de la locura de esta sociedad obsesionada con la imagen y del peligro que eso supone para todos (hombres, mujeres, niños, adolescentes,…), que verano tras verano sufrimos al ver nuestra silueta ante el espejo.

Un ejemplo muy cómico de esta sensación lo viví en carne propia hace pocos meses. Mis vacaciones se adelantaron un poco a lo tradicionalmente establecido y a mediados de junio me planté en una gran tienda de deportes dispuesta a buscar bikini. Ya sabía que no iba a ser fácil, pero la tensión va creciendo a medida que te quitas la ropa por primera vez en la temporada veraniega.

Me planté en el vestuario con dos modelos básicos, no se debe forzar en el primer paso. En seguida, tuve que mandar a mi novio a por una talla más de la parte de abajo, una talla menos del pecho, otro color que este se transparenta y un milagro si es posible…

Acabé en un cubículo de menos de un metro cuadrado con multitud de prendas de diferentes colores y tallas y a punto de la lágrima. Sabiendo que tenía que salir de allí con algo porque si no la escena se repetiría la siguiente semana, cogí dos trapitos al azar (los menos malos a priori) y fui directa a la caja con una camiseta de regalo del acompañante para mitigar la pena.

Pero la sorpresa llegó cuando una vez en casa me dispuse a ir al servicio y al bajarme los pantalones… Sí, allí estaba la parte de abajo de uno de los bikinis que me había probado. ¿Qué había pasado? Parece que la confusión que me hizo salir corriendo de aquel probador provocó un robo totalmente inocente. Y puedo garantizar que fue cien por cien inocente porque no soy tan valiente.

¿Pero entonces qué me había comprado yo? Pues dos partes de arriba!!! Eso sí, cada una de una talla, para poder elegir. Con suerte, las partes de arriba y la de abajo ‘sustraida’ eran del mismo modelo, así que me bastó con devolver una y tener medio bikini gratis.

Con eso y con que estas cosas me dan bastante igual una vez pasado el primer momento, mis vacaciones en la playa fueron geniales y mi tripa lució orgullosa al sol del verano…

[p_PalC]

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Muñeco animado japonés said,

    JAAJAJ me encanta la historia del bikini!!! La tía de la derecha es la buenorra, o cabe duda…hagamos una encuesta….

  2. 2

    Saray said,

    Me he quedado lívida al ver la foto de la chica de la izquierda ¡si parece un cádaver o a punto de morir! ¿sabes si la modelo sigue viva? no la reconozco de cara así que no sé quien es. La otra chica para nada es gorda como nos quieren hacer creer los diseñadores, sino 100% mujer con curvas y aspecto de salud.

    Yo alucino… a mi no me afectan estas cosas porque tengo 32 años pero me preocupan las adolescentes que ven fotos de actrices normales que cuando les hacen el Photoshop parecen diosas y claro, alguna de mente débil y con la presión de otras crías en el instituto, que si un tío no las mira etc terminan cogiendo complejos.

    Lo peor es que esta ‘enfermedad’ ha llegado ya a las tiendas :S yo soy de peso normal (63,4 kilos que es el que se recomienda para mi estatura – soy bajita) pero siempre he sido pechugona. Hace años ¡ningún problema! en todas las tiendas tenían sujetadores de la talla 105. Ahora no :S y en Valladolid donde estuve viviendo unos meses una dependienta me miró poco disimuladamente la delantera y me contestó (al preguntarle si tenían mi talla) ”Uf! para ”éso” tendrás que ir a una tienda de tallas especiales” ¿cómo que éso? 😦

    Jejeje qué gracia lo del bikini!!! me alegro que estés orgullosa de tu físico sea como sea y lleves bikini y muy bien por comprarle una camiseta a tu chico que te acompaña a las tiendas.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: