Ni una lágrima más

Cuando la brisa acarició su cara sintió que de verdad comenzaba una vida nueva. Ya ni siquiera le dolía el labio con la herida aún tierna, la mano de su hijo de tres años apretando la suya era todo lo que necesitaba para doblar la esquina y dejar atrás años de insultos, patadas y vejaciones.

Cada paso que daba era una victoria que abría una rendija cada vez más profunda en la cárcel del miedo en la que estaba encerrada desde hacía una década. Él había ido poniendo los barrotes poco a poco. Primero llegaron las miradas de desprecio. Pronto añadió insultos y desprecios que se mezclaban con las risas y buenas palabras que a cambio regalaba a vecinos y amigos. Más tiempo tardó en pasar a las bofetadas, pero después de la primera ya no hubo vuelta atrás.

Siempre prometía que no volvería a pasar, que era ella quien le enfadaba y le obligaba a comportarse así. Pero ahora la mirada de su hijo le recordaba que tenía derecho a vivir, que tenía derecho a despertar cada mañana sin miedo y que tenía derecho a dejar de temblar cada noche cuando él se acercaba en la cama. Aún le quedaba mucho camino por recorrer, pero no estaba dispuesta a que nadie frenara su carrera hacia la libertad.

[p_PalC]

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Piluca de la Cuesta Gómez said,

    Piluca, haz el puñetero favor de actualizar más seguido tu blog, Yo lo leo y prometo dejarte comentarios siempre.
    Te dejo un poema que hice, para un reto entre varios poetas, sobre el tema de los malos tratos.
    Besos de tu única tía paterna. Te quiero “enana”.

    Hoy vengo yo a matarte.

    Hoy venía a excusarte
    creyéndome que así olvidaría
    tus maltratos, engaños y osadía
    sin embargo he pensado asesinarte.

    Tranquilo, no pretendo violentarte,
    pues será con sutil alevosía,
    tu vida vale menos que la mía
    por eso he decidido envenenarte.

    Me has hecho padecer desde tu credo
    poco a poco sin casi darme cuenta.
    Sé que puedo

    vengarme por tu afrenta
    y en tu ruedo
    se cierne la tormenta.

    Serena, pues detesto ser violenta,
    y sin miedo
    hoy vengo yo a matarte.

    Piluca de la Cuesta.

  2. 2

    Esta muy chulo el blog, no lo conocia. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: